TX Nefario - шаблон joomla Форекс

Barranquilla se proyecta como el centro logístico para la industria petrolera costa afuera, pero debe prepararse para atender los requerimientos de esta actividad que mueve millones de dólares, según El Heraldo.com.

La exploración y producción de hidrocarburos offshore (costa afuera) es una industria que mueve millones de dólares y su desarrollo en Colombia tendrá un impacto positivo para el crecimiento económico de la Costa Caribe y Barranquilla informó el mismo diario.

El ministro de Minas y Energía, Tomás González, aseguró que Barranquilla puede convertirse en el centro de soporte de los servicios que requiere el desarrollo de la industria costa afuera.

Sostuvo para El Heraldo.com que el futuro del sector de hidrocarburos en Colombia se encuentra en los descubrimientos que se han encontrado en el Caribe, cuyo desarrollo implica millonarias inversiones que, a su vez, necesitan de una cadena que soporte esta actividad. “La ciudad, afortunadamente, ya tiene una iniciativa muy importante en este tema que estamos apoyando”, expresó.

Considera que se la región Caribe y Barranquilla deben tener un propósito común para aprovechar los beneficios que le traerá la industria con los descubrimientos costa afuera que se hicieron el año pasado (ver “La Costa Caribe, con gran potencial”).

Aunque su desarrollo tomará varios años en cuanto a exploración y explotación se espera que en 2016 se ejecuten los trabajos de delimitación del tamaño de los yacimientos para determinar cuánto gas hay y cuánto se va a sacar, y establecer la comercialización y las inversiones que se requieren para sacar este combustible.

“Barranquilla debe seguir en su propósito para volverse un centro de soporte para las actividades costa afuera”, añadió González.

El gerente seccional de la Andi, Alberto Vives, afirmó que Barranquilla se encuentra situada en lo que se ha denominado la “T logística”, en mitad  de los bloques de offshore y el río Magdalena, que es una línea vertical que la comunica con el interior del país y la convierte en una solución logística.

“La ciudad es el punto focal por excelencia para desarrollar la cadena de abastecimiento que suplirá las necesidades del offshore colombiano y aliviará logísticamente los potenciales desarrollos convencionales y no convencionales, vía la explotación de la capacidad del Río”, agregó.

Señaló que la ciudad tiene el potencial y la capacidad de convertirse en el hub de la industria petrolera colombiana y de la región. “Los beneficios son innumerables. Estamos hablando de una nueva industria con todo lo que ella conlleva en materia de ingresos para la región y generación de empleo, pero ello dependerá del éxito exploratorio y del potencial desarrollo de los bloques”.

En la medida que la industria crezca la economía local y regional también sentirá el impacto positivo; hoteles, restaurantes, desarrollos inmobiliarios, comercio, que se verán beneficiados.

PREPARAR LOGÍSTICA

Son varios los aspectos en los que debe prepararse la región y la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, destaca que hay temas importantes, como contar con personal con competencias adecuadas, para lo que se requiere un proceso de capacitación y entrenamiento.

En materia de transporte es necesario contar con la disponibilidad de barcos (astilleros), helicópteros y helipuertos con las características adecuadas. En cuanto a la logística, se deberá contar con puertos capaces de atender la logística de las plataformas offshore.

CASI LISTA LA REGULACIÓN

El primero de abril es la fecha en la que se presentará el marco regulatorio de las actividades costa afuera, afirmó el año pasado el vicealmirante Pablo Emilio Romero Rojas, director general marítimo, en la revista ‘País de Mares’, de la Dimar. Señaló que “esto es urgente ya que para el segundo semestre del próximo año (2016) se espera que comience la aplicación de exploraciones por parte de las compañías petroleras”. Explicó que actualmente “no tenemos nada específico relacionado con ‘off-shore’, salvo las normas ya establecidas para la operación de naves. Es algo en lo que debemos trabajar de inmediato”. Este proceso se realiza de manera coordinada con los operadores marítimos y las empresas del sector.

Fuente: El Heraldo.com “Industria ‘offshore’, nuevo reto de Barranquilla”

 

Este es el rénder de Puerto Antioquia, que tendrá un viaducto de 4,2 km que conectará el muelle en el mar con el puerto en tierra.

En Córdoba, Antioquia y Buenaventura se construirán terminales marítimos modernos.

La infraestructura portuaria marítima del país se ampliará con tres nuevos terminales que la Agencia nacional de Infraestructura (ANI) espera concesionar este año.

En los trámites finales para las contrataciones se hallan los futuros puertos Graneles del Golfo, que se construirá en el golfo de Morrosquillo, frente a San Antero (Córdoba); Puerto Bahía, más conocido como Puerto Antioquia, que se levantará en el golfo de Urabá, en Turbo; y Puerto Solo, en la bahía de Buenaventura, anunció el presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade.

 
 

 

Estos puertos se sumarán a los 56 concesionados por la Agencia. Estos, entre enero y septiembre del 2015, movieron 149.673 millones de toneladas de carga, un 7,9 por ciento más frente a igual periodo del 2014, cuando se contabilizaron 138.735 millones, según la Superintendencia de Puertos y Transporte.

Las sociedades portuarias proponentes de los tres puertos nuevos invertirán más de 1,5 billones de pesos en la construcción de instalaciones modernas, altas tecnologías y equipos (como grúas pórtico) de alta capacidad con los cuales se proponen mover 10,5 millones de toneladas de carga.

La infraestructura portuaria viene modernizándose a pasos agigantados, para ser competitiva frente a los demás puertos latinoamericanos.

De hecho, entre el 2010 y el 2015, las inversiones en infraestructura portuaria marcaron un hito histórico: 2.200 millones de dólares (más de 7,2 billones de pesos), de acuerdo con los reportes de la ANI.

Los tres terminales marítimos que iniciarían obras en este 2016 se han anunciado desde hace más de cinco años. Pero aun cuando tienen el visto bueno de la ANI, se han presentado demoras en la firma de estas concesiones, por no tener la licencia ambiental actualizada.

Excepto Graneles del Golfo, que ya cuenta con la citada licencia y la ANI le otorgó la concesión el pasado diciembre, los otros dos proyectos (Puerto Bahía o Antioquia y Puerto Solo) carecen de la nueva autorización ambiental exigida para que ANI les otorgue la concesión definitiva.

Es de aclarar que estos dos últimos proyectos de puertos tenían una licencia ambiental tramitada, pero necesitan obtener una nueva o modificada.

Lo anterior a raíz de que el grupo empresarial que adquirió la sociedad portuaria que impulsa los dos citados proyectos de terminales marítimos hizo modificaciones a los diseños de los puertos y amplió las áreas de operación. Son cambios que exigen la tramitación de una nueva licencia, indicaron fuentes oficiales.

El grupo empresarial Puertos Inversiones y Obras (Pio SAS), que ha entrado a administrar el desarrollo de la Sociedad Portuaria Puerto Bahía Colombia de Urabá y es dueña de los dos proyectos, ya presentó las correspondientes solicitudes de modificación de las licencias. Se espera que antes de finalizar el primer semestre estas puedan ser expedidas, indicaron las autoridades consultadas.

Los nuevos proyectos

El puerto que arrancará primero a hacer las obras será Graneles del Golfo, perteneciente a la Sociedad Portuaria Graneles del Golfo S.A., que se notificará esta semana de la concesión otorgada a 20 años por la ANI.

Las inversiones previstas en la construcción y dotación de este terminal ascienden a 22,6 millones de dólares (alrededor de 72.000 millones de pesos), solo en las áreas de servicio público. Las obras durarán dos años.

Ocupará un área de 6.050 metros cuadrados en el mar (infraestructura sobre el espejo de agua) y 1.342 metros cuadrados en tierra.

Será un puerto multipropósito, que movilizará inicialmente 960.000 toneladas de carga y progresivamente aumentará hasta llegar máximo a 1’480.000 toneladas anuales de graneles sólidos como granos, cereales, cobre concentrado, minerales distintos al carbón, acero y clínker, un insumo para fabricar cemento).

Este terminal entra a diversificar la operación marítima en el golfo de Morrosquillo, donde funcionan cuatro puertos que concentran sus operaciones con el movimiento de hidrocarburos como el petróleo.

Esta sociedad portuaria como contraprestación por la concesión le girará a la Nación 10.500 millones de pesos.

El terminal en Urabá

El grupo empresarial Píos propuso a la ANI mover por puerto Antioquia 4,9 millones de toneladas de carga anual. Ahora indica que serían 7,5 millones de toneladas al año.

Este será un terminal monopropósito que busca movilizar contenedores, graneles, carga general y vehículos. Pero también hay interés de mover por este terminal banano, que es lo que más produce (90 por ciento) y exporta esta región.

La infraestructura se planea construir en tres años, en dos fases, con inversiones que (para la primera etapa) ascenderán a 400 millones de dólares (cerca de 1,2 billones de pesos) en terrenos públicos y privados.

Este nuevo puerto será de grandes dimensiones, por cuanto se proyectan obras como la construcción de un viaducto de 4,2 kilómetros que conectará el muelle en el mar con el puerto en tierra.

El viaducto de doble vía para que camiones lleven los contenedores hasta el muelle en el mar tendrá profundidades de 14 metros, para que puedan atracar barcos de gran calado que transitan por el canal de Panamá. Incluso, se prevé que por este puerto podrán pasar los megabuques que arribarán a las nuevas esclusas del canal panameño.

Para la construcción de este puerto, cinco consorcios ya han presentado ofertas.

Puerto Antioquia tiene la importancia que le dará a esta región mayor movilidad a la carga portuaria y será una nueva alternativa para darle salida al transporte de productos que provienen del sur y del centro del país, de acuerdo con promotores de este proyecto.

El complejo del sur

El terminal propuesto en la bahía de Buenaventura (Puerto Solo) lo administrará también el grupo empresarial Pio y se construirá en terrenos vecinos al puerto de la Sociedad Portuaria Terminal de Contenedores de Buenaventura Tcbuen S.A. (TCbuen).

Puerto Solo está planteado como un complejo portuario.

Por un lado, será un terminal multipropósito, que moverá contenedores y carga general (1’600.000 toneladas de carga).

Por otro, en los terrenos construirán otros cuatro terminales, así: uno para hidrocarburos líquidos, como petróleo, gasolina, etanol y búnker, este último para abastecer a los 1.600 buques que llegan al año a Buenaventura; otro, para el gas licuado del petróleo (GLP), que sirva para exportar excedentes; un tercer terminal será para gas natural licuado (GNL), que se utilizará luego en una planta térmica para generar energía, dado los desabastecimientos de este servicio que hay en el sur del país. Y habrá un cuarto terminal para la generación de energía (con la planta térmica a gas), según informa la empresa en su página web.

La estructura estaba planteada para ocupar 150 hectáreas. Sin embargo, por las modificaciones hechas al diseño del proyecto, la extensión definitiva se sabrá según lo que autorice la nueva licencia ambiental que se tramita.

Las inversiones en este puerto ascienden a 83 millones de dólares (alrededor de 250.000 millones de pesos), solamente en áreas públicas, sin contar costos como el de la nueva térmica a gas.

El desarrollo de la infraestructura portuaria no para aquí, con las tres terminales que arrancarían obras este año. En la ANI se encuentran en fila otras 15 solicitudes de concesión –que no saldrían este año– para hacer terminales en diferentes puntos del país y cuyas inversiones superan los 3 billones de pesos.

Fuente: El Tiempo.com